Cambio yo y todo lo demás cambia.

cambios-diabetes

 

A veces es necesario un cambio para mejorar (en cualquier aspecto de nuestra vida) y seguir creciendo.

 

Todos los cambios son necesarios.

Más que necesarios son inevitables y de ti depende como te adaptas a ellos o si aceptas el reto de cambiar o no. 

A veces los cambios surgen por pura necesidad o porque nuestra mente o nuestro cuerpo (que es muy sabio) nos lo esta pidiendo a gritos después de una etapa dura y de mucho sufrimiento y deterioro (interior y también exterior).

 


 

Cuando empecé este blog hace más de un año ya (¡que rápido pasa el tiempo!) quería hacer algo diferente.

Quería compartir contigo todas las cosas que me hubiese gustado leer a mi y encontrar a mi cuando era más joven, sobre todo en mis años más “rebeldes” de mi vida y con mi diabetes.

Estos años de rebeldía duraron más de lo que me gustaría pero mirando atrás he aprendido mucho de ellos y todo hay que decirlo, he crecido y mejorado mucho también desde entonces.

Internet hace años no era como a día de hoy en el que con solo un clic puedes encontrar grupos, blogs y muchísima información sobre diabetes y sobre personas que como yo, tenemos diabetes.

Esto que ahora lo vemos como algo normal no existía y la información la sacabas de folletos que te daban en el hospital o libros de medicina demasiado técnicos y poco accesibles para mi gusto (sobre todo teniendo en cuenta que tenia 18-20 años y leer tostones de información sobre cómo funciona o dejaba de funcionar partes de mi cuerpo me daba un poco igual).

Yo me sentía muy sola, muy incomprendida y pensaba que todo lo que estaba sufriendo solo me pasaba a mi.

Pensaba que todas las demás personas que tenían diabetes lo hacían todo bien, no tenían ningún problema y solo a mi me costaba tanto regular mis controles y a mi misma.

Y ya no hablemos de sentimientos y emociones que todo ello me provocaba.

 

“Desastre time”.

El rechazo hacia mi misma y por tanto hacia mi diabetes hacía que todo fuese un autentico desastre.

Esta situación de auténtico desastre se prolongó durante muchos años, incluso cuando ya no era adolescente y me convertí en una chica de 25 años seguía odiando todo igual que cuando tenia 15.

Cuando empecé con Maricusa sin azúcar yo también quería que tu te sintieses comprendida y a gusto cuando llegases aquí.

Quería que pensases: “Vale, no es la típica página que habla de diabetes sin más y de dietas, raciones, de complicaciones y de la mierda que es vivir con diabetes…¡Por fin alguien habla de otras cosas además de tener diabetes”.  😉

Esa era mi idea inicial.

Porque vamos a ver, yo no siempre hago las cosas bien (o que los médicos y profesionales de salud consideran “hacer bien”) con respecto a mi diabetes.

Y a veces incluso no dejo que la diabetes sea el centro de mi vida y de mi día a día.

Y sin embargo y aunque esto lo tenía claro, no conseguí del todo (o no como me gustaría) transmitir en este blog todo lo que me apetecía o sentía de verdad o había experimentado yo a lo largo de todos estos años con diabetes (¡ya 20!).

¿Miedo al que dirán? Posiblemente.

No quiero faltar al respeto a nadie ni a nada y eso jamás lo haré porque no va conmigo (trata a los demás como te gustaría que te tratasen) pero me apetece escribir y compartir contigo lo que más me gusta y lo que menos de vivir día a día con diabetes.

Porque a veces se me hace muy cuesta arriba y otras veces simplemente no pienso en ella todo el tiempo, que era en realidad lo que más me consumía.

 

Los dichosos “debería”.

Esas “vacaciones” y esos momentos de bajón también son parte de mi día a día con diabetes.

Y eso es lo que me apetece compartir contigo además de todos los momentos geniales que vivo cada día y sí, a pesar de tener diabetes.

Cada vez me centro mas en esos buenos momentos porque me permiten crecer y vivir más feliz y tranquila, sin tanta presión por lo que se supone que “debería” de hacer y que a veces no hago.

¿Culpa tal vez? ¡Cuantas veces cargamos con ella!.

Y la “mochila” que llevamos se va haciendo cada vez más y más pesada hasta que o paras, analizas un poco y cambias o es imposible mejorar y seguir hacia adelante.

Solo alguien que tiene una enfermedad crónica como la diabetes sabe lo agotadora que es, tanto mentalmente como físicamente y lo que desgasta tu día a día.

¿Y qué si a veces hacemos cosas que no están del todo bien? 

¿Y qué si un día me como un helado aunque sé que me suben más el azúcar?

Aprendo cada día a no sentirme culpable por lo que a veces no hago del todo bien.

Porque no soy un ROBOT. Si la tecnología falla, imagínate yo.

No he sido una diabética perfecta ni mucho menos, al contrario, mi madre te puede contar lo desastre que he sido.  😉

Pero eso me ha servido para mejorar un montón y seguir aprendiendo cada día.

 

Cambio primero yo.

Responsabilidad y aceptación conmigo misma y con los demás.

Quiero vivir y no depender todo el tiempo de algo o de alguien, si no que quiero tomar las riendas y vivir simplemente.

Tampoco quiero ceder mi vida a la diabetes ¡ni de broma! Me niego.

Así que después de una agradable conversación con un colega un día en el que yo estaba un poco de bajón estuvimos hablando del blog y he decidido hacer unos cambios.

Como decía Gandhi: “Sé tu el cambio que quieres ver en el mundo”.  

Y eso voy a hacer también con el blog.

Contarte todos los errores y cosas que he hecho mal durante años y de las que he aprendido pero también las cosas que día a día me ayudan a llevarme mejor conmigo misma y con la diabetes que, al fin y al cabo y hasta que no encontremos una cura, va a seguir siendo nuestra compañera de vida.

Aquí tu tendrás plena libertad para decidir si te gusta este nuevo cambio y me acompañas o si pasas de mi rollo y vuelas a otro sitio. 🙂 

Porque no quiero que esto se convierta en una página más en donde solo hable de problemas derivados de la diabetes, de contar raciones (¡que pereza!) o de toda la tecnología que hay en el mundillo de la diabetes. 

De ese tipo de páginas y blogs ya hay muchos y algunos muy buenos por cierto.

Puedes echarle un vistazo a mi lista de blogs favoritos sobre diabetes. Seguro que ya conoces un montón.

 

Viviendo el día a día.

A partir de ahora me apetece compartir contigo esas cosillas de las que no solemos hablar tanto, de cómo me siento, de lo que hice (y hago mal) y de lo que me ayuda y quizás a ti también te pueda ayudar.

Yo no soy perfecta y tampoco quiero serlo porque eso no me ayudaría a crecer y a mejorar.

Somos humanos no máquinas para hacer siempre lo mismo, siempre lo correcto y lo que debería de ser.

Porque a lo mejor lo que para ti “debería” de ser para mi no lo es en absoluto ¿Y quién tiene razón?¿A quién hacer caso?

Pues a ti misma, a lo que tu hayas vivido, experimentado y probado.

Porque a veces hay que probar a hacer cosas diferentes y cambios para que los resultados sean diferentes.

O para poder decir: “A mi esto me sirve porque lo he probado y sé que me funciona”.

O al contrario: “Esto lo he probado y en mi caso no me ayuda nada”.

Y no, no te preocupes que no te voy a recomendar plantas milagrosas ni remedios mágicos ni que dejes de pincharte o hacerte controles y que pases de todo.  😉

De momento, y aunque sigo creyendo firmemente en que la cura es posible (quizás yo no la veré pero sé que llegara algún día) me sigo pinchando antes de cada comida, poniéndome insulina y teniendo algún bajón y alguna hiper.

Pero aun así, la diabetes no es el centro de mi vida, no manda en mi, no puede conmigo.

Al contrario yo elijo como llevarme con ella.

La diabetes no puede conmigo, al contrario, yo elijo cómo llevarme con ella 💪 Click Para Twittear

Y he decidido llevarme bien.

Sé que va conmigo a mi lado como mi sombra, que también va conmigo y aun así a veces me olvido de que esta ahí.

No me molesta pero tampoco me invade.

La respeto y me respeta.

Simple, aunque a veces lo simple es lo más difícil de hacer.

Por eso un cambio al blog no le viene mal. No me viene mal 🙂 

 

¿Y a ti qué te gustaría? 

Estoy abierta a todo tipo de sugerencias e ideas sobre temas que te gustaría que hablase en el blog.

Escríbeme a hola@maricusasinazucar.com y me cuentas.

En septiembre vuelvo con novedades muy chulas.

Si no te quieres perder ninguna puedes suscribirte al blog y te llegarán por correo además de alguna sorpresita que tengo preparada sólo para los suscriptores. 😉 

Un abrazo enorme y que tengas un buen mes de agosto. 

¡Sé feliz, vive, disfruta y que nada te pare! ❤️❤️

 

 

¡Descárgate tu regalo y cumple todos tus retos!

Únete al mundo de Maricusa ahora y recibe contenido exclusivo pensado solo para ti.

Tu privacidad está a salvo. Odio el Spam tanto como tú. 

regalo-retos-maricusa

Hidden Content

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *