Y tu…¿Te has mirado ya el azúcar?

medir-azucar

Una de las primeras cosas que aprendes cuando te diagnostican diabetes es a mirarte o medirte  el azúcar que tienes en sangre.

Aprendes a medir la glucosa en la sangre si nos ponemos técnicos.

Si tienes diabetes tipo 1 debes mirarte el azúcar por lo menos antes de cada comida para saber cuánta insulina tienes que ponerte.

Algunos días también te harás mediciones después de las comidas (según lo que te paute tu equipo médico) o simplemente te mirarás en cualquier momento que necesites para comprobar que todo está bien cuando aparecen algunos síntomas como sed o sensación de bajón de azúcar  o cuando estás enfermo por ejemplo.

Si tienes diabetes tipo 2 será tu equipo médico el que te indicará cuántas veces necesitas mirarte el azúcar.

¿Por qué es realmente importante mirarte el azúcar?

Porque hay muchos factores que influyen y hacen que cambien (hacia arriba y hacia abajo) tus niveles de azúcar:

– No sólo lo que comes si no también  la cantidad de lo que comes.

– La actividad física que vayas a realizar.

– Las actividades que realizas a diario como trabajar, ir a clases…

– O actividades puntuales: irte de viaje, salir con tus amigos de noche, situaciones de estrés.

– Si estás enfermo o incluso si estás enfadado o tienes la regla, por ejemplo.

– Si estás embarazada.

Para entender cómo te afecta todo lo anterior en tu día a día es necesario mirar tus niveles de azúcar.

Para hacer esto usas tu glucómetro o medidor de glucosa. Yo lo llamo “el aparato” directamente 😉

Seguro que tu equipo médico te ha dado uno, si no puedes comprarlo en una farmacia o a través de Internet.

Hay muchos modelos y cada vez incorporan más mejoras y opciones que nos ayudan cada día.

El que yo utilizo es un Accu-Check Aviva que va con mi bomba de insulina Spirit Combo de la marca Roche.

Se conectan entre sí y lo bueno de este medidor es que tiene un “calculador de bolo” del que te hablaré más adelante.  Por encima decirte que yo introduzco la cantidad de raciones de hidratos de carbono que voy a comer y me calcula la insulina que necesito (con unas pautas que programa contigo el personal médico).

Esto me ayuda muchísimo porque da mucha más libertad a la hora de comer y si calculas bien las raciones que comes puedes mantener cifras bastante buenas.

Aunque no siempre sé calcular bien las raciones y  “el laser cuenta-hidratos”  como le llamo yo no funciona correctamente.

Es una mejora continua que te da la práctica y el prueba y error.

Además del medidor de glucosa tienes que utilizar un dispositivo de punción parecido a un bolígrafo.

Tiene una lanceta en su interior y al acercarlo a tu dedo te pinchas (lávate las manos antes a ser posible).

Este dispositivo lo puedes regular para que tenga una mayor o menor intensidad de pinchazo.

Al pincharte en tu dedo te sacas la gotita de sangre y la colocas en las tiras reactivas que insertas previamente en el medidor.

Hay medidores que tienen dispositivos de punción para zonas diferentes a los dedos.

Con estos dispositivos también te puedes pinchar en el antebrazo, muslo o incluso una parte carnosa de las manos. Pero a veces los resultados de glucemia pueden varias con respecto a la medición en el dedo.

Normalmente utilizarás tu dedo para mirarte el azúcar.

Y listo. Así miras los niveles de azúcar en sangre que saldrán en la pantalla de tu medidor.

La American Diabetes Association (Asociación Americana de la Diabetes) recomienda tener unos niveles de glucosa en sangre de:

– ANTES DE LAS COMIDAS: 70-130 mg/dl

– DESPUÉS DE LAS COMIDAS: Menos de 180 mg/dl

Sin embargo consulta con tu equipo médico cuales son los niveles adecuados para ti.

 

medir-azucar

 

¿Y tú te has mirado ya el azúcar? ¿A cuánto estás ahora? Yo ahora mismo a 148 mg/dl 😉

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *