Mi láser “cuenta-hidratos de carbono”

láser-cuenta-hidratos-de-carbono

A veces me siento como un robot. Aún así ¡gracias tecnología por facilitarnos las cosas un poco más!

Me sucede sobre todo cuando me pongo un sensor como el freestyle libre que mide constantemente la glucosa, y a eso le añado, en mi caso, la bomba de insulina (o mi petaquita particular como yo la llamo), el medidor de glucemia y el resto de aparatos electrónicos que nos rodean en nuestra vida diaria: teléfonos, ordenadores, etc.

Además, como puedes ver en la imagen de Maricusa, todas las personas con diabetes y muchas veces las personas con las que convivimos (familia, pareja o incluso amigos)  tenemos  como yo le llamo, un “láser contador de hidratos de carbono”.

Y listo. El “kit de robot” ya está completo 😉

Este “láser cuenta carbohidratos” tú también lo tienes.

Si no lo sabías, no te preocupes.  Con el tiempo y la práctica aprenderás a utilizarlo y le sacarás el máximo partido.

Tal vez ahora sean tus padres  los que lo utilicen y te ayuden o quizás estés usando el vasito medidor (como el de la imagen de abajo), una báscula o platos que ayudan a dividir las raciones.

vaso-medidor

Este” láser cuenta hidratos de carbono” no aparece de repente, lo activas tu cuando te sientas delante del plato, preparas la comida o vas a llevarte cualquier alimento a la boca.

Puedes echar un vistazo a los grupos de alimentos que activan el “láser contador”.

Este rayo láser que tienes sabe (a base de práctica, constancia y ¡porque lo repetimos todos los días vaya!) cuántas raciones (a lo mejor te interesa cómo aprender a contar raciones) o cuántos hidratos de carbono te vas a meter en el cuerpo y actuar en consecuencia con la insulina que te pones (en el caso de que la uses) y aún más difícil todavía si cabe, compaginarlo con las actividades o ejercicio que vas a hacer después.

Sí, así de difícil parece y así es, sobre todo al principio.

Por eso eres un gran héroe o heroína todos los días de tu vida.

Aprender a contar las raciones de lo que comemos es de las cosas que más nos cuesta a la hora de controlar nuestro azúcar y la diabetes en general.

De ahí la importancia de aprender o refrescar lo que sabes sobre las raciones y los diferentes alimentos.

Puedes hacer la prueba durante un tiempo.

Presta más atención a lo que comes y si utilizas insulina fíjate cuánta insulina necesitas para cada comida.

Si te ayuda al principio escríbelo en tu diario (¿no tienes tu diario? Puedes ver el mío si quieres aquí)  y eso te servirá para aprender.

Más adelante sabrás casi perfectamente la insulina que necesitas por ejemplo, para el café con leche que te tomas a media mañana y te ayudará a no tener bajones o subidas de azúcar.

Si anotas durante un tiempo lo que comes, la insulina que te pones en esa comida y además te miras el azúcar dos horas después de comer para ver cómo ha ido ya tienes una información muy valiosa para la siguiente ocasión que comas lo mismo.

¿Te acuerdas qué te pasó después de comerte por ejemplo una pizza, que tiene grasa, una buena cantidad de hidratos de carbono y demás cosas ricas que te gustan?

Si la primera vez anotas cuántas porciones te comiste, qué ingredientes llevaba la pizza y te haces una glucemia dos horas después de comer y lo anotas, la próxima vez que te comas pizza, si es la misma cantidad sabrás cuánta insulina ponerte y seguro que aciertas.

Y el “láser” ha empezado a desarrollarse 😉

El personal médico te enseñará  también a contar raciones de hidratos de carbono. Pregúntales las dudas que tengas.

Aprender a contar los hidratos de carbono que comes puede resultar complicado al principio, pero con el tiempo y si prestas atención a lo que comes aprenderás a diferenciar cantidades sin necesidad de pesar o medir los alimentos.

Nuestro láser mejora con el tiempo, la práctica y el uso pero una vez que aprendas a contar raciones no te abandonará jamás.

Algunas veces puede fallar o equivocarse pero la próxima vez y con la misma comida delante seguro que no 🙂

¿Y tú ya tienes tu láser cuenta carbohidratos? ¿Qué tal te funciona a ti?

Una vez más, gracias por compartir.

2 thoughts on “Mi láser “cuenta-hidratos de carbono”

  1. Mari Carmen

    Buenas tardes, me ha gustado mucho tu blog, te escribía este comentario, ya que soy enfermera en un colegio con un niño diabético y me gustaría conseguirle el vaso medidor para que empiece a contar él las raciones en vez de sus padres, pero por más que lo busco no lo encuentro. ¿sabes algún sitio dónde pudieran venderlo?

    1. ¡Hola!
      Muchas gracias por tu comentario y por pasarte por el blog. ❤❤
      El vaso medidor, por lo que he buscado yo también, no es posible comprarlo.
      O por lo menos no lo encontré yo tampoco en ningún sitio 🙁
      En mi caso me lo dieron en la consulta de endocrino, la enfermera que lleva a los pacientes con diabetes en el hospital de mi ciudad. Que pregunten los papis en la consulta a ver si lo pueden pedir ellos directamente o si ya lo tienen y se lo pueden dar.
      Te paso, por si os puede interesar dos app para el móvil que también están genial para contar las raciones y saber cantidades y tipos de hidratos de carbono, grasas, proteínas, etc.
      Son muy visuales además (con muchas fotos de todo tipo de alimentos) y pueden ayudarle más fácilmente con las cantidades que coma cada día en su propio plato.
      Seguro que ya las conoces, pero te dejo igualmente los enlaces:

      – FoodMeter: http://www.foodmeter.info/

      * Un artículo muy interesante que te explica cómo funciona: http://www.jediazucarado.com/foodmeter-app-base-datos-alimentos/

      – SocialDiabetes: https://www.socialdiabetes.com/

      Espero que os ayude. Un abrazo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *