Sí, los sueños se cumplen.

Hoy os traigo una historia de superación y de inspiración que transmite que si lo deseas de verdad y luchas con todas tus fuerzas podrás conseguir los sueños que te propongas.

Mi más sincera admiración y agradecimiento para Josu Feijoo.

Pero quiero que tú también lo conozcas (si es que todavía no lo conoces)  porque solo con escucharlo entenderás mis palabras.

Aquí tienes el  vídeo y te hago un resumen por si quieres verlo más tarde. 😉 

Merece la pena.

Fuente del vídeo: La Región. 
The Grand Slam.

Josu desde muy pequeño quería ser astronauta y vivir la vida a tope descubriendo fantásticos lugares, incluido escalar el Everest, la montaña más grande del mundo.

Se propuso hacer The grand Slam que consiste en escalar todas las montañas más altas de cada continente y viajar al Polo Norte y al Polo Sur.

Y nunca abandonó sus sueños, a pesar de que en el año 1989 le diagnosticaron diabetes Tipo I, lo cual no fue un impedimento para él, sino todo lo contrario,  y esta “zancadilla” que le puso la vida no lo podría parar.  

Ya han pasado 28 años desde entonces.

En palabras del propio Josu: “Qué son las incomodidades o el trabajo duro si estas persiguiendo tus sueños”.

Y allá se fue a la aventura con más compañeros de viaje a la que se sumó una más: su propia diabetes.

Tardaron 42 días hasta llegar a la cima del Everest, pero lo logró.

  • Solamente 3950 personas han conseguido llegar hasta la cima.
  •  Josu es el 2773 del mundo.
  • Y la primera persona con diabetes en conseguirlo. 

Me encanta lo que dice, y que comparto plenamente con él, sobre la importancia de trabajar y avanzar en equipo, ya sea escalando la montaña más grande del mundo o cuidando tu diabetes, pues a pesar de ella, trabajando en equipo  y pidiendo ayuda cuando la necesites, podrás conseguir lo que quieras.

No ha sido un camino fácil, claro que no, pero gracias a no abandonar nunca sus sueños, y con la colaboración de sus médicos, con los que mantenía el contacto a través de la telemedicina no ha tenido ningún problema.

Destaco también  lo que recuerda Josu: “En el año 1914 Albert Einstein dijo que hay una fuerza cuya energía es superior a la energía de vapor, eléctrica o atómica y es la fuerza de voluntad que tú y yo y todo el mundo tiene y es la que nunca hay que abandonar”.

Y ahora…¡Astronauta!

Y si no fuese suficiente con superar The grand Slam continuó persiguiendo su sueño que tenía desde pequeño de ser astronauta. Y lo consiguió.

Es piloto de transformador espacial, piloto de combate y piloto de las fuerzas aéreas de la NASA también (para que después digan que las personas con diabetes no podemos trabajar en muchas profesiones, ¡que se lo digan a él!).

Incluso se hace controles  de glucosa en el aire y a 6G sin problema.  Y estaba a 122 mg/dl  ¡Mejor imposible!

En el vídeo hace una presentación de las diferentes pruebas que tuvo que pasar para ser astronauta. Todas ellas muy duras como introducirse en un tanque  a 14 metros de profundidad con agua destilada y con un traje que pesa 135 kilos.

Y ahí metido él solo,  durante 2 horas,  para resolver el ejercicio que le proponen y que lo normal es no hacerlo.

Esta prueba la han hecho y superado solo 57  personas en el mundo y el ¡lo ha conseguido en 29 minutos!

Es un crack.

Pero recalca que siempre se ha rodeado y ha aprendido de los mejores, de los que saben “más que tú”.

Algunos de sus instructores han estado en la Luna y aunque la NASA no se lo ha puesto nada fácil, teniendo que pasar más pruebas y controles que el resto: Si crees en tus posibilidades lo vas a conseguir.

Aunque no todo ha sido un camino de rosas en la NASA y ha tenido que repetir alguna prueba varias veces, nunca se rindió y en su cuarto intento de 30.000 personas que se presentaron a las pruebas, quedó de primero.

“La persona con diabetes” , el que tenía menos posibilidades pero el que más creyó en su sueño.

Y lo logró.

Miembro de la IDF Y embajador de personas con diabetes.

Cuando Josu termina de contarnos su apasionante historia demuestra su calidad humana con un niño con diabetes de 6 años que le pregunta que qué va a hacer en el espacio.

Josu le cuenta que es miembro de la IDF (Federación Internacional  de Diabetes)  y embajador de los millones de personas con diabetes que lo han elegido.

Va a cumplir su sueño de viajar al espacio y además colabora con el gran medico español Pedro Luis Herrera.

Este médico y su equipo investigan con diferentes transformaciones con células beta y citoquinas y buscan una cura para la diabetes.

Han conseguido curar la diabetes en ratas, perros, gatos y caballos y ahora están intentando probarlo con personas pero debido a la legislación es complicado.

Josu va a ir al espacio además de para cumplir su sueño,  para tomarse la medicación  que permita anular sus citoquinas inflamatorias para que las células alfa que están en su páncreas (y que sí funcionan) se conviertan (la mitad),  en células beta que son las que no funcionan y no producen insulina.

Lucha para que las personas con diabetes, sobre todo los niños, tengan una mayor calidad de vida.

La diabetes es su compañera de vida, la mía también y la tuya,  pero no es una excusa  y por eso él intenta hacer las cosas lo mejor que puede.

Y el trabajo en equipo siempre ayuda, por supuesto.  😉

Me hubiese encantado estar en la charla escuchando a Josu y empaparme de su fuerza, de su energía, de su vitalidad y de su espíritu de superación.

Pero sé que estará en donde siempre ha soñado, y además haciendo algo por ti y por mí.

Solamente se merece un GRACIAS enorme. GRACIAS Josu.

Estoy segura de que te irá genial en esta nueva aventura en el espacio porque como bien dices: “Sí,  los sueños se cumplen, a pesar de las zancadillas”  🙂

Me quedo para terminar, con una frase maravillosa de Eleonor Roosevelt  y que recordó Josu:

“EL FUTURO ES DE AQUELLOS QUE CREEN EN LA BELLEZA DE SUS SUEÑOS”. Eleonor Roosevelt Click Para Twittear

 

Si quieres saber más sobre Josu puedes visitar su web.