Carta de mi diabetes.

CARTA DE MI DIABETES

 

¡Ya estoy de vuelta! ❤❤

Después de unos meses de descanso, formaciones varias y sobre todo mucho silencio para desconectar y organizar ideas, vuelvo al blog en una etapa diferente y llena de novedades que irás poco a poco descubriendo.

Si quieres acompañarme en esta nueva etapa suscríbete al blog y no te perderás nada 🙂

 

¡Descárgate tu regalo y cumple todos tus retos!

Únete al mundo de Maricusa ahora y recibe contenido exclusivo pensado solo para ti.

Tu privacidad está a salvo. Odio el Spam tanto como tú. 

regalo-retos-maricusa

Hidden Content

 

14 de Noviembre.

Día mundial de la diabetes.

Hoy, como seguro que ya sabes, se celebra el día mundial de la diabetes.

Este año está dedicado a todas las mujeres (y por supuesto niñas) que tenemos diabetes. 

Es un día en el que se pretende concienciar y dar más visibilidad a esta enfermedad. Este año el eslogan es:  “Nuestro derecho a un futuro saludable”.

A día de hoy somos 199 millones de mujeres en todo el mundo las que vivimos con diabetes (como ves, somos unas cuantas) pero si quieres saber más datos sobre las mujeres y la diabetes, en la página de la Fundación para la diabetes te cuentan algunos datos más.

Lo que está claro es que vivir con diabetes nos puede afectar tanto a hombres como a mujeres pero sí es cierto que, en determinados aspectos como puede ser durante el embarazo, la maternidad o simplemente, los cambios hormonales que se producen en nuestro cuerpo mes a mes, hacen que tener diabetes si eres mujer sea, en ocasiones, más difícil. 

Sin embargo, y aunque me apetecía contar mi experiencia como “mujer con diabetes”, he decidido ponerme en el lugar de mi diabetes por una vez y ver qué tenía que decirme, qué me contaba.

Desde pequeña me encanta escribir. Además, llevo ya más de un año y medio, practicando e investigando mucho sobre escritura personal, terapéutica y creativa.

Créeme si te digo que ayuda, y mucho, “soltar” y “dejar ir” todo aquello que nos bloquea y nos paraliza. 

A mi, me ayuda a tomar distancia de los problemas y a verlos desde otra perspectiva.

Me ayuda a saber qué me pasa, por qué me atasco en mi día a día en ciertos temas y puedo buscar soluciones por mí misma que, de otra manera me resulta más complicado encontrar.

En este proceso de escritura personal y terapéutica, uno de los ejercicios que practico mucho y que va genial es el de “ponerse en el lugar” de aquello que nos molesta, nos preocupa o que se nos atasca y no nos permite mejorar ni avanzar.  

Y eso hice esta vez. 

Mi diabetes me escribió una carta contándome qué le pasa, cómo se siente a veces y qué quieres que te diga, incluso puedo llegar a entenderla.

¿Crees que eso no es posible? Ok, pues hoy, ya que es el día mundial de la diabetes, dale la oportunidad a ella de ver qué te cuenta. 😉  

Solo necesitas unos minutos hoy, un papel y un boli y estar dispuesta a pasar un ratito a solas contigo….y tu diabetes. 

La mía hoy, está feliz de que por lo menos un día, le haga un poco más de caso y escuche, de verdad, qué tiene que decirme. 

 


Carta de mi diabetes.

¡Hola!

Soy tu diabetes 🙂 

Seguro que te sorprende, y mucho, que te escriba una carta, pero a veces estás tan desconectada y otras muchas, tan enfadada conmigo que no me dejas que te hable. 

Porque sí, yo también tengo cosas que decirte.

Hace tiempo que estamos juntas. 20 años ya.

Y sé que hubo de todo.

Momentos en los que me odiaste mucho (y sé que a veces todavía me odias, aunque cada vez menos), y lo siento.

Otros momentos en los que te enfadaste mucho conmigo y en los que me echaste la culpa de todos tus problemas.

Daba igual que no tuviesen nada que ver conmigo, pero me llevé “la culpa” y sentí que estabas tan enfadada conmigo, que era imposible que nos llevásemos bien.

Y yo claro, me rebotaba y también me enfadaba contigo.

Tus glucemias se descontrolaban, arriba y abajo, pero creo que era una de las maneras que tengo de reaccionar  a tus enfados.

Echarme la culpa a mi de todo o sentirte culpable por tener que convivir contigo tampoco me ayuda mucho, la verdad.

Porque sé que eres valiente y sé que somos capaces de llevarnos bien. Muchas veces lo hacemos y cuando nos respetamos la una a la otra, sabes que todo sale bien.

Y sabes que puedes con todo.

Otras muchas veces, es cierto que te avergonzaste de mi, creías que te impedía hacer esto o aquello, pero no es así.

Incluso en alguna que otra ocasión, me escondiste, como si te diese vergüenza mostrar esa parte de ti.

Me consideras tu parte más débil y yo creo que es todo lo contrario.

Pocas veces la verdad me das las gracias.

¿Las gracias? Te preguntarás.

¿Por qué tendrías que darme las gracias, no? Si solo te amargo la vida.

Si me escuchas bien sabrás que yo no quiero hacerte ningún daño, solo quiero que me entiendas y que nos respetemos.

No tenemos que ser mejores amigas si no quieres, pero somos “compañeras” de vida y si ninguna de las dos está bien todo se hace más cuesta arriba.

Tu reaccionas y yo también lo hago. Y entiendo esa reacción, esa frustración, ese enfado… pero entonces entiende tu también mi reacción y, en cierta manera mi dolor al ver que piensas que solo estoy aquí para fastidiarte.

Yo solo quiero que hagas lo que te apetezca pero respetándonos. Que disfrutes de tu vida, que crezcas conmigo y que aprendamos mucho la una de la otra.  

Eres valiente, tengo que reconocerlo, porque convivir conmigo por la fuerza y sin esperarme en tu vida ha sido muy duro.

No solo fue duro para ti, también lo sé. 

Pero en el fondo sabes que si nos entendemos, si nos escuchamos y nos damos una tregua, somos imparables. Y nos llevamos muy bien.

No te pido que seas mi amiga, aunque podríamos serlo. Solo te pido que te pongas en mi lugar alguna vez.

Cuando me descontrolo y me enfado también te estoy avisando de que algo no va bien y es un buen momento para observarnos, ver qué podemos mejorar y cambiar.

Qué bien nos viene (a las dos) que pares un poco y escuches bien qué necesitas, qué necesitamos las dos y qué necesita tu cuerpo (y tu mente también). 

Ya para despedirme, te pido perdón una vez más por aparecer de repente en tu vida, sin avisar, sin que tu quisieses ni por un segundo que apareciese.

Eras una niña, ¿cómo ibas a quererme en tu vida?

Pero ahora, y después de tanto tiempo juntas, sé que podemos llevarnos bien. Y me encanta.

Gracias por estar ahí y cuidarme. 

Y gracias por escucharme y soportarme muchas veces (sé lo cansina que puedo llegar a ser).

Te quiere,

Tu diabetes.


 

¿Qué te parece lo que me cuenta mi diabetes? ¿La tuya te dice algo parecido?  🙂 

Espero que ponerte en su lugar, aunque sea por un día, te ayude a entenderla mejor y a saber cómo puedes llevarte mejor con ella.

Te espero en los comentarios. Cuéntame qué te dice tu diabetes.

Mucho amor. ❤❤

 

2 thoughts on “Carta de mi diabetes.

  1. Hola Maricusa. Nos ha gustado mucho tu post y sobre todo que dediques el blog a hablar y concienciar a la gente de una enfermedad tan real y presente como la diabetes. Los datos son increíbles, ¡más de 199 millones de mujeres con diabetes alrededor del mundo! También haces mención de las diferencias de la diabetes en las mujeres y en los hombres, y en las embarazadas. Nosotros también estamos volcados en el mes de la diabetes y hemos escrito un post en nuestro blog –enciasgum- en el que hemos hablado de algunos mitos sobre la diabetes. Nos gustaría mucho que le echaras un vistazo y nos dieras tu opinión. Te dejamos el link por si te quieres pasar: http://www.enciasgum.es/5-mitos-sobre-la-diabetes-y-su-explicacion-real/

    1. Hola, Berta.
      ¡Muchas gracias por tu comentario! 🙂
      Me encanta que unamos fuerzas para hablar sobre diabetes porque los datos son alucinantes y lo peor, ¡cada año aumentan sin parar!.
      Gracias a vosotros también por aportar en vuestra web información útil para las personas que tenemos diabetes, además de ayudar con la salud bucal (y la salud en general).
      ¡Me paso a leer vuestro post ahora mismo!
      Un abrazo. ❤❤

      **Edito comentario: Hola de nuevo Berta. Me he pasado por vuestra web y el artículo sobre los 5 mitos de la diabetes está genial. 🙂
      Todos los mitos de los que habláis me los han dicho unas cuantas veces a lo largo de mis 20 años con diabetes. 😉
      De ahí la importancia de derribar esos mitos que surgen alrededor de la diabetes.
      He intentado comentar el post en vuestra web pero ¡no he podido! 🙁
      Y eso que estaba logueada en WP pero aún así no me ha dejado.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *